Date-A-Palooza

Featured

[ MANIFIESTO DE UNA BLOGGERA INDIGNADA ]

Antes de comenzar otra de mis publicaciones “snob” con “spanglish forzado”, quiero brevemente abordar el tema del estilo de este blog.

Hace poco recibí una crítica bien penca acerca del humor bilingüe que caracteriza La Cámara de mi Ex.

Obviamente, no espero recibir solo cumplidos sobre lo que escribo. Sería engañarme a mí misma si no estuviera dispuesta a acoger la retroalimentación correctiva de mis lectores.

Pero si quieren hacer críticas, que NO sean relacionadas a mi forma de expresarme, que es inherente a mi forma de hablar. Hay que tomar en consideración que el motivo por el cual decidí hacerme este blog fue para contar con un espacio de reflexión autobiográfica, similar a un diario de vida, en el que pudiera compartir mis sentimientos más patéticos (y darme cuenta que en realidad somos TODOS unos patéticos anónimos).

Tengo claro que no es la prosa de Gabriela Mistral, y que a primera vista, mi forma de expresarme suena bastante ridícula. Pero si no lo escribiera a mi manera, el blog perdería el tono personal y sincero que lo define.

Vi mucho TV cable de pendeja y estudié toda mi vida en el “Chilean Hogwarts”. En consecuencia, así es como me siento cómoda expresándome hoy en día. Quienes me conocen han aprendido a encariñarse con mi “jerga MTV”, y eso es lo que realmente importa.

 

Sé que el “splanglish” no es del agrado de todos, y puta, créanme que si tuviera tiempo, me daría la paja de subtitular todo en español y en mapudungun para que los defensores de nuestra cultura autóctona dejaran de webiarme porque prefiero expresar ciertas ideas en inglés.

 

Además, ¿¡qué tanta weá que sea en inglés!? Desde que la alabada serie juvenil, “BKN”, finalizó sus transmisiones en Mega, los adolescentes de todo Chile se quedaron sin subtítulos Open English de los cuales aprender las bases de esta valiosa variante del idioma anglosajón.

“I don’t want to sound like a poncia, but I don’t know which one I like the most.”

Pero tirarle mierda a mi blog, es comportarse como esas personas que dicen no soportar la música de Justin Bieber, pero que sin embargo, se dedican a opinar en sus videos con comentarios como éste:

¿Pa’ qué chucha gastay tu tiempo en esto, entonces?

Bueno, este ha sido mi manifiesto. Si hablar inglés y disfrutar el cine de Woody Allen es “siútico”, entonces sí, soy terrible de siútica. Hasta ahora, me ha funcionado bastante bien el “esnobismo gringo”, por lo que no pretendo cambiar el estilo de este blog para satisfacer a unos pocos.

 

Ah, y para todos los haters

______________________________

Estas han sido algunas de las semanas más intensas de toda mi vida amorosa.

En mi afán de convertirme en la Brigdet Jones chilena, he dedicado el mes de Mayo y Junio para volver a aventurarme en el caótico mundo del dating y el joteo.

En las últimas 2 semanas, salí con 2 Tinder Match, un [destacado] ex alumno de mi colegio (y futuro presidente de Chile), me reuní con mi ex después de más de un mes sin vernos, y recibí insinuaciones de índole lésbico en reiteradas ocasiones.

Mi agenda-itinerario durante el último mes fue la siguiente:

Viernes 16/05, Vitacura: Una atractiva novata que se me insinuó por FB (Robin 2.0), se despidió de mi en el Carrete Intergeneraciones con las siguientes palabras: “No te salvay para el Lúdico” (eeeppaaa!!!).

Jueves 22/05, Plaza Ñuñoa: El Pollo(Tinder #1) me llevó a la cervecería artesanal Barbudo Beer Garden.

Sábado 24/05, Barrio Yungay: Diego (“The Graduate”) me llevó a comer a la Peluquería Francesa.

Jueves 29/05, Plaza Perú: Con Juan (“El Ex”) nos juntamos frente al Hotel W (lugar donde nos conocimos. Aw.), para luego comer algo en el McDonalds.

Sábado 31/05, Av. Providencia: Pancho (Tinder #2) me llevó a piscolear y a comer hamburguesas al California Cantina.

Jueves 05/06, Casa Central UC: Noche de micrófono abierto y perreo intenso en los legendarios Lúdico-Afectivo de la Facultad de Comunicaciones PUC. Fracasada la misión “Robin 2.0”, un amigo en serio estado de ebriedad (Kike) hizo lo posible por “salvar” mi noche.

Domingo 08/06, Parque Arauco: Cine, cervezas, McDonalds, puchitos, chocolates y besos. Perfección. Solo una persona consiguió llegar al Round 2″… ¿Quién será?

______________________________

Ahora juguemos ¿Adivina Quién?

De la lista anterior, adivinen:

(a) ¿A qué persona(s) me agarré en el último tiempo?

(b) ¿Con quién volví a salir a una 2da y 3ra cita?

( Kike fue el único que me pidió explícitamente que no respetara su anonimidad )

¡ Al final de este post encontrarán las respuestas !

______________________________

Mi primera cita fue a los 14 años. Fuimos al cine a ver El Orfanato si mal no recuerdo. Estaba tan nerviosa, que fui a alisarme el pelo a la peluquería (como si eso bastara para esconder la pubertad).

Desde entonces, siento que he podido conocer a una gama bastante amplia de hombres:

El que paga solo su parte, el que se te tira way-too-soon, el viejo chico, el que te mandó al friendzone antes de que partiera la cita, el que se las sabe por libro, el que nunca supo que existía un libro, el que usa pick-up-lines vomitivas, el que no se ríe de tus chistes, el que se excedió con el desodorante, el que no usó desodorante, el acicalado, el que parece hobo, el booty-call, el que ya te imagina como la mamá de sus hijos, el crazy-eyes, el que no cachó que tienes tu mano puesta sobre el poza vasos del cine por algo, el que te estrangula la mano, el que usó mucha lengua, el que te recuerda a un familiar, el que te compara con la ex, etc.

Pasamos todas nuestras vidas recibiendo consejos sobre qué es lo más conveniente para dar una buena impresión en una primera cita.

Para las minas, nuestra formación teórica en cuanto a relaciones amorosas, se divide en 3 etapas:

(1) Entre los 9-13 años, la nos prepara para nuestros primeros besos, que probablemente se darán jugando a “La Botellita” en un paseo de curso.

(2) Desde los 14, la Seventeen se vuelve nuestro principal gurú del amor, para lidiar con los zorrones que te romperán el corazón durante el verano.

(3) A los 18, la weá se vuelve harto más gráfica con la Cosmopolitan, enseñándote esos conceptos que nunca pudiste entender en Sex & The City (“¿estimular el perineo?”).

Todas crecimos junto a Miley ♥  

“Coquetéale, pero sin parecer necesitada”, “Vístete sexy, pero no como una puta”, “Sé tú misma, pero omite las cosas freak”…

Si sigues al pie de la letra todos los consejo que te dan estas revistas… tendrás una cita fome y estándar.

Es por eso que he desarrollado mi propio Dating Guide, que he decidido llamar:

The Ultimate Guide Sobre Cómo Tener una Primera Cita la Zorra Sin Tener Que Fingir Que Eres Otra Persona

200_s

 

(1) Calmao’ pan amasao’

Obvio que es tierno ver que la otra persona se muestra inquieta; es parte del encanto de salir con alguien nuevo. Pero si dejas que los nervios saquen lo mejor de ti, vas a terminar vomitando respuestas de las que seguramente te arrepentirás…

Antes de salir, respira hondo y toma en consideración que algo bueno tuviste que haber hecho si esta persona aceptó salir contigo / te invitó a salir. Además, ¿quién es este weón(a)?… ¿Ryan Goslin? ¿Kate Upton? No lo creo.

Relájate, y recuerda que eres “uno en un millón”, lo que nos lleva al punto n°2 de esta lista…

 

(2) Eres la persona más interesante que jamás haya pisado la Tierra

Muchos se preguntarán: “¿Pero cómo?, si tan sólo soy un tipo común y corriente que ocupa sus tardes de Domingo para ver reruns de Friends.”

Bueno, es hora de que empieces a creerte el cuento. Todo está en hacer que tu ordinaria vida suene como una épica aventura (sin la necesidad de mentir).

No hay que ser Christopher McCandless de Into The Wild para ser interesante: no nadé con tiburones en aguas filipinas, ni desperté una mañana en el penthouse de Lil Wayne en Las Vegas, sin recordar cómo es que llegué ahí.

Pero siento que con el pasar de los años, he desarrollado el poder de hacer que mi vida normal suene como la sitcom más fascinante de todas. Es muy cierto eso de que “no es lo que dices, sino cómo lo dices”. Tu historia de la navidad en la que te sacaste la chucha en las escaleras de tu casa, dejándote una eterna cicatriz en el culo, puede llegar a enamorar a alguien, si es que sabes cómo contarla.

 

(3) Todos queremos sentirnos especiales

Hay que siempre recordar que una cita no es una entrevista de trabajo. Obvio que es necesario hacer el cuestionario estándar, para sentir que tienes una noción básica de la persona con la que estás saliendo.

Pero una hora hablando sobre el colegio del que salió, la cantidad de hermanos que son, el título que quiere sacar, y los amigos que tienen en común…chatea.

Diferénciate del resto por las preguntas que haces.

Las conversaciones más interesantes que he tenido con mis dates, han sido producto de preguntas muuuy random.

Desvíate un poco del cuestionario típico, y ¡PAF!, de la nada están hablando de esa vez que pilló a sus viejos en pleno sexy time cuando llegó temprano de un carrete. ¿Cómo llegamos a eso? ¡No tengo idea! Pero al menos estamos hablando.

 

Esta técnica funciona, porque bien en el fondo, todos queremos sentirnos como seres únicos en un mundo repleto de personas que son mejores que nosotros. Cuando te hacen preguntas más personales, te sientes como la celebridad invitada en un talk-show, pensando en la formas más interesantes para responder la entrevista:

¿Cómo fue tu primer beso?, ¿Cuál fue el viaje que marcó tu vida?, ¿Team Walter White o Team Gustavo Fring?, ¿Qué plato comerías por el resto de tus días?, ¿Si pudieras resucitar a una celebridad, quién sería?, ¿Qué canción te trae malos recuerdos?, ¿McDonalds o Burger King?¿Tu peor borrachera?

Y hablando de borracheras…

 

(4) Alcohol = Honestidad

¿Para qué les voy a andar mintiendo?

Sí, me gusta tomarme un daiquiri cuando sé que voy a salir por primera vez con alguien.

(“Di la verdad Rosa..)

Yaaa bueno, un par de daiquiris.

No es que yo sea de esas personas que sólo sacan la perso con copete encima. Pero cuando me pongo nerviosa, pienso demasiado lo que digo, y termino auto-censurándome más de la cuenta.

Es por eso que tomo lo suficiente como para resucitar a la pequeña Frani que grita en mi interior: “¿A quién engañas? Eres mucho más nerd que esto. ¡Antes eras chévere!”

Como decían los Beatles: I get by with a little help from my booze”. De esa forma, me quedo tranquila de que me presenté tal como soy, sin auto-censura, y si no te gusta, entonces no eres merecedor de mis episodios #franiisdrunkagain.

Sin embargo, mucho cuidado con este punto. No se imaginan la cantidad de veces que he estado levemente ebria en una cita, sin que la otra persona lo note (…ahora que lo pienso, quizás sí lo notaron).

La idea es que sirva sólo como un empujoncito. Luego de la primera cita, los daiquiris se irán haciendo cada vez menos necesarios.

El tío de Spiderman siempre lo supo…

“With great drinks, comes great responsabilites”.

Spoiler Alert: Uncle Ben en realidad estaba echo papa cuando Peter lo encontró en la calle.

 

(5) Dime con quién andas, y te diré quién eres

Uno de los grandes errores que la gente comete cuando está recién empezando a salir con alguien nuevo, es adaptarse DEMASIADO a esa persona.

Y tú… ¿quién eres?

Esto es lo que en la psicología llaman el “Efecto Camaleón“: la tendencia que tenemos de cambiar de actitud según las circunstancias, como si fuéramos espejos de la otra persona. En este caso, a “convertirse” en la pareja ideal de tu cita.

Esto no significa que uno no tenga que esforzarse. Es adorable sentir que se la juegan por ti: te acompaña a tus pichangas aunque odia el fútbol, se ofrece a ayudarte en un trabajo de la U más fome que la cresta, trata de llevarse bien con todos tus amigos (incluso los que son un cacho), ve la película francesa en blanco y negro de 3 horas que le recomendaste, te apaña a hacer un trámite largo y latero, etc.

Se entiende; te gusta muchísimo y quieres que piense que son uno para el otro. Pero si en el esfuerzo por gustarle a alguien empiezas a fingir ser otra persona, definitivamente algo anda mal.

Nunca te olvides de hacerle un sneak peek de las características freak que te definen como individuo: tu risa fuerte, tu trastorno obsesivo-compulsivo, tu humor negro, tu tendencia a garabatear, tu suscripción a la revista Cat Lovers,… tu blog, etc.

Vivimos tan preocupados por impresionar, que al final olvidamos que muchas veces lo que nos enamora son los “detalles imperfectos” de las personas.

La transparencia es sexy. Punto.

La vida se vuelve tanto menos estresante una vez que aprendes a reírte de ti mismo. Es adorable y expresa seguridad.

Uno de los mejores consejos que recibí de How I Met Your Mother fue:

“Not awkward unless you make it awkward” / “No es incómodo si es que no lo dejas ser incómodo”

Lo que más le da pánico a la personas que salen en una cita, son los llamados “momentos incómodos”. Pero lo que no saben, es que cuando alguien admite que algo es incómodo, la situación automáticamente se vuelve muchísimo menos incómoda.

Si estay nervioso y no sabes que decir, cuéntale. Si no sabias qué ponerte, dilo. Si te tiraste una talla fome a cagar, admítelo.

En definitiva:

(1) No hay nada más la raja que sentirse 100% cómodo.

Por ejemplo, que PAJA salir con alguien con quien no te sintay cómodo comiendo. Quizás es rollo mío, porque la comida ocupa un lugar crucial en mi vida. Pero si alguien se atreve a juzgarme porque me comí mi hamburguesa con las manos, o porque me manché el cachete con salsa de tomate sin darme cuenta, entonces NO vale la pena.

 (2) Ser “normal” está extremadamente sobrevalorado.

Die Antwoord no pudo haberlo dicho mejor:

“I fink u freeky and I like you a lot”

 

(6) El que se pica, pierde

No hay nada más penca que salir de una cita y pensar: “¡La hice de lujo CSM!”, pero resulta que la otra persona te dio un TTYN supremo.

“Quizás le robaron el celular y se cortó la señal de internet en su casa, por lo que no puede hablarme por Facebook, incluso ahora que acaba de subir una foto carreteando en un pre con sus amigos”.

Reality check: No hiciste absolutamente NADA malo. Simplemente, no estaba destinado a pasar.

Y quizás sí, resulta que es un hij@ de puta.

 [ La Cámara de mi Ex no se hace responsable por los resultados conseguidos al seguir estos consejos ]

______________________________

Bueno, lo prometido es deuda.

Antes de resolver el enigma, recordemos el acertijo que les propuse anteriormente:

Y la respuesta es la siguiente [ redoble de tambores ] ….

¡ Jajajaja, siiii claro, juraban que les iba a confesar a quiénes me agarré !

Sé que soy bien boca de tarro pa’ mis romances, pero no soy Taylor Swift.

Sin embargo, de la lista anterior (sin contar a Juan, obviamente), solo UNA persona consiguió llamar mi atención.

Solo una persona pudo hacerme reír como me gusta que me hagan reír (a carcajadas).

Solo una persona logró a que yo accediera a salir de nuevo (no diré “cita”, porque sé que odias la palabra).

 

Tras meses de asexualidad y pesimismo amoroso, yo, Francisca Küpfer Gacitúa, declaro haber quedado enganchada de alguien.

Es por eso, que he decidido retirarme de la escena Tinder hasta cachar a qué va esto, porque esta persona me gusta mucho, y vale la pena. O sea, ¿cuántas personas te dejan un “mini bajón” sorpresa en las plantas afuera de tu casa, a las 2 de la mañana?

(¡ Aaayy, me siento como Julia Roberts en la conferencia de prensa final de Un lugar llamado Notting Hill !)

Notting_Hill_620

♫ [ She – Elvis Costello ]

Esta persona probablemente sabe quién es, y espero que esto se lo tome como un halago y no como una movida colosalmente freak de mi parte (en mi defensa, siempre supiste que era “levemente” freak).

______________________________

Perdonen la demora que tuve para actualizar mi blog, pero andaba demasiado ocupada haciéndole un re-fill a mi colección de recuerdos amorosos para la posteridad.

La moraleja de todo esto, es básicamente que aprovechen su soltería para darle una oportunidad a todas esas personas que no hubieran podido pescar estando metidos en una relación full-time.

Hace un par de días, tuve una conversación con alguien que estaba ad portas de terminar con su pololo, y primer amor:

“¿cómo mierda se supone que voy a volver a enamorarme de OTRA persona?”, me decía.

La verdad es que yo sigo sin poder descifrarlo. Sólo han pasado 5 meses desde que terminé con alguien que marcó una etapa muy importante de mi vida.

Pero para mi gran sorpresa, apareció alguien que de nuevo me tiene sonriéndole al celular y contando los días hasta que sea el fin de semana.

Salir en una cita siempre implica arriesgarse:

“¿Me gustará?, ¿Le gustaré?”

Pero toma en cuenta que lo peor que puede pasar es que lo pases como el orto, salgas con un sociópata, o termines ridiculizándote de la peor forma posible.

¡Pero al menos te quedas con una anécdota memorable que hará reír a la próxima persona con la que salgas!

BFPtcLFCEAEATW_Una vez más, mucha gracias por mostrar interés en mis First World Love Problems.  Siempre que se anden sintiendo patéticos por su deprimente soltería, recuerden que existe una mina súper rara que tiene un blog sobre su eterno estado de despecho, en el que relata su épica batalla para volver a enamorarse.

– Frani

______________________________

Los invito a cagarse de la risa con el blog Polera de Perro #likeforlike #spamforspam #blogcolabs #thirstyforspam #chileanbloggers

Advertisements

It’s a Match! ♥

Featured

Todo comenzó con un match Así le prometí a Rodrigo, o el “Pollo”, que partiría la publicación en la que cuento el relato de nuestra primera cita a ciegas como “pareja potencial” de Tinder.

Para quienes no conocen esta aplicación, Tinder funciona de la siguiente manera:

Primero, uno elige el sexo, rango de edad y distancia de las personas que te gustaría conocer (por lo general con fines amorosos). La aplicación muestra la imagen de tu “match potencial”, junto con su edad e información que éste haya compartido. El juego consiste en “aceptar” o “rechazar” a tus pretendientes, y si ambos “se gustan”, se abre un chat para que puedan comenzar a conversar (y eventualmente tirar if you get lucky enough). Tranquilos, que la aplicación está vinculada a tu perfil de Facebook, por lo que es mucho menos probable que seas víctima de un Catfish.

      

¿Suena entrete o no?

La verdad es que cuando me contaron sobre esta aplicación, no pude evitar odiarla un poco. “Otra forma ridícula para jotearse gente sin tener que armarse de valor”, pensé.

Siempre he creído que el “online dating” es la herramienta de conquista que ocuparía un cuarentón recién divorciado, que se rehúsa a “volver a las pistas” e invitarle mojitos a las hungry cougars de ‘Las Urracas’. Solo ahí se vuelve entendible tener que recurrir a Tinder y sus derivados.

 

Además, no puedo evitar ponerme en la situación de que en verdad algún día llegue a engancharme con alguien que conocí en Internet, y tener que explicárselo a mis futuros hijos para que suene lo más romántico posible.

 Kids … I met your Father on Tinder ”

Si bien admito que gran parte de mis estrategias de conquista se las debo a las redes sociales, sigo siendo fiel defensora de la seducción clásica: miradas de reojo, awkward first dates, llamadas “¡corta-tú, no-tú!”, manitos locas en el auto, ramos de girasoles, besitos en la última fila del cine, homemade brownies para el mes, cartas, etc.

Si me bajé Tinder, fue porque bien en el fondo es MUY entretenido. Jamás he sido de bajarme juegos de celular, por lo que nunca me enganché con Candy Crush, 2048, Preguntados, etc. Pero jugar a elegir potenciales pretendientes sonaba mucho más interesante. En vez de acumular puntos, acumulaba “matches”.

Supuse que mientras no me tomara muy en serio Tinder, todo saldría bien. Evito que mis conversaciones con la misma persona duren más de media hora, y si me piden el whatssapp o me invitan a “tomarnos algo”, les explicaba que no era mi onda.

Entonces se preguntarán, ¿por qué decidí salir con Rodrigo? Mis motivos fueron los siguientes…

(a) Como parte de mi terapia para olvidar al individuo que inspira el nombre de este blog (alias, The Devil Wears Armani), decidí hacer todas esas cosas que no pude hacer antes de ponerme a pololear. Desde entonces, tuve mi primer “walk of shame” (a las 8am, desde Sector 5 hasta Sector 2 en Reñaca, con mini falda, rímel corrido y taco roto), mi primer lesbian kiss (por siempre tuya, Robin), mi primera cita con un Old Boy  (puntos extras por se graduado de Yale), mi primer show en vivo de strippers (ya hablaré de eso), entre otros. Tener mi primera “Tinder date” sonaba perfecto para mi colección de “shit-to-do-before-I-die“.

(b) No caía en ninguno de estos clichés de Tinder:

  • El mirror-selfie que causa vergüenza ajena: A veces se las toman en el baño, otras en el ascensor, o en el espejo del gimnasio, etc. La verdad es que da igual, ya que no hay weá más mata-pasiones que esa pose de “coqueteándole a mi propio reflejo” para sacarse una foto de perfil.
  • El pequeño trotamundos: Me da MUCHA paja hacerle zoom a tu “original” foto sobre las ruinas de Machu Picchu para cachar si erí mino o no. Si vas a poner una foto del “viaje que te cambió la vida”, procura que se te vea la cara, porque no me quiero jotear a un paisaje.
  • El camaleón: Este truco es uno de los más viejos del libro. Si pones una foto grupal de perfil, inmediatamente voy a asumir que eres el más feo de la manada. Como estudiante de Dirección Audiovisual, puedo asegurarte que la magia de la fotografía es infinita, y que hasta el tipo más fugly puede verse rico. Rodearse de gente atractiva para hacerte ver atractivo, NO funciona. Esto mismo se aplica para los que se ponen fotos de cuando eran chicos.
  • El Magic Mike: ¿Además de ser el integrante perdido de Jersey Shore, qué haces? Dude, ya cachamos que tení calugas, pero te respetaría harto más si te pones de vuelta tu polera.
  • El Friendzone: ¡Aw, a los dos nos gusta Lady Gaga y Ke$ha! NEXT.
  • El Wannabe Hugh Hefner: ¿Así que sales rodeado de minas en tu foto de perfil? La verdad es que si tuvieras tanta pussy de sobra en la vida real, no estarías buscando en Tinder. Ah, y las promotoras no cuentan como conquistas. Welcome to the lonely-hearts-club, bitch!
  • El WTF: Esta categoría abarca todas esas fotos de perfil que nos hicieron alejarnos un poco de las pantallas de nuestros celulares. ¿Qué chucha?

(c) Por una serie de factores que me hicieron querer “romper mis propias reglas” en esta oportunidad con Rodrigo:

1. Le gustó mi blog. Puse la dirección de mi blog en mi descripción de Tinder, principalmente para hacerme publicidad gratis, pero también porque es muy halagador saber que “galanes desconocidos” aprecian mi talento y particular humor.

2. Citó Midnight en Paris. Que un mino me hable de Woody Allen por iniciativa propia, es desde mi punto de vista, parecido a un ‘Punto G intelectual’.

3. Me jotió sin ser jote. Esta es una maniobra extremadamente difícil de conseguir, especialmente si de conquistar por Tinder se trata. Durante la hora en la que conversamos, jamás sentí un joteo exagerado (“hola guapa”), o un sexual vibe incómodo de ciber-depredador (“¿tú casa o la mía?”).

Cuando Rodrigo cachó que empecé a ceder, no perdió el tiempo en seguir rogando y me propuso un lugar y día concreto para conocernos. De alguna forma, me hizo sentir como que podía dejar el gas pimienta en la casa y arriesgarme a tratar algo nuevo.

En resumidas cuentas, una vez que quedamos en juntarnos, decidimos hablar lo menos posible durante la semana.

Es clásico caer en el error de agarrarle demasiada confianza a tu “ciber-amigo”, haciendo que la primera vez que se vean sea extra-incómoda. Además, muchos tienen ese ‘alter ego’ online, que siempre es un poco más canchero, sexy y extrovertido de lo que realmente somos en persona. Es por eso que para evitarse la “expectativa de personalidades”, es mejor dejarse sorprender un poco.

El “Pollo” me llevó a una cervecería artesanal muy cool que queda en Plaza Ñuñoa, llamada Barbudo. Luego de lo que fue una agradable conversación, acompañada de schop belga y deliciosa pizza, él se ofreció a pagar todo, incluso ante mis insistencias por aportar con el estacionamiento (tomen nota los ‘mano de guagua’).

Debo admitir que quedé gratamente sorprendida con lo bien que lo pasé con un [semi] desconocido. Independiente de si esto llega o no a convertirse en una amistad, me sirvió para sacarme algunos prejuicios sobre quienes recurren a las redes sociales para conocer gente, ya que hasta hace poco, pensaba que eran todos así:

A los lectores de La Cámara de mi Ex, les recomiendo que se arriesguen, aunque sea una vez, a conocer gente mediante formas alternativas, incluso si creen que no es algo de su estilo (como era mi caso).

… O sea, ¿qué es lo peor que puede pasar?

___________________________________

Aprovechando el tema de las redes sociales, agrego el post que postergué varias veces, sobre “los 4 perfiles que más me apestan de Facebook”.

Estas son las típicas personas que muchas veces consideré eliminar de mi lista de amigos, pero que por algún motivo, siguen ahí (bien en el fondo, porque es muy choriflay burlarse de sus estados y fotos).

1. La Carpe Diem:

Esta es la típica mina cuyo perfil da la impresión de que se trata de una mezcla de Jersey Shore con Spring Breakers. Te da la sensación de que si la tuvieras lo suficientemente cerca, tendría nada más ni nada menos que el siguiente aroma: baby_25b9e2_787386 Sus fotos de portada revelan su idolatría hacia Marilyn Monroe, principalmente porque simboliza el sueño americano de la “mujerzuela que llegó al estrellato pasándose por la raja el contexto conservador de la época”.

El “complejo Marilyn” les da la perfecta excusa para exhibirse en provocadores vestimentas animal print bajo el pretexto de “vive cada momento de tu vida como si fuese el último”.

Es por esto que todas sus fotos semi-exhibicionistas siempre van a ir acompañadas de alguna frase motivacional, tipo:

“Live fast, die young, bad girls do it well.”

“Dream on, dream until your dreams come true.”

“Borra de tu vida a quien borra tu sonrisa.”

“Don’t let anyone ever dull your sparkle.”

Una mujer debe de ser dos cosas: elegante y fabulosa.”

… O alguna cita romantichula de Tres metros sobre el cielo.

Su cuenta de Pinterest está plagada de imágenes como éstas [hold back the vomit]:   

Por lo general, ‘Las Carpe Diem’ tienen un muy buen forro, ya que usan todo su tiempo libre en el que no están “sacándole el jugo a la vida” (carreteando como Lindsay Lohan), para ir al gym a quemar las calorías de los 6 vodka naranja que les invitó el ‘club de viejos verdes’ la noche anterior en Sala Gente.

Eventualmente, esta  ‘Hangover-Barbie’ reunirá las lucas suficientes (que ganó trabajando como promotora ‘skanky viejita pascuera’ durante Diciembre) para tatuarse “Love the life you live” (en forma del signo infinito) justo arriba del culo.

Sin embargo, te compadeces de sus evidentes “daddy issues” y falta de verdadera emoción en sus vidas, ya que según un estudio realizado recientemente, se llegó a la conclusión de que “1 de cada 10 ‘Carpe Diems’ terminan por convertirse en Vale Roth”.

Quizás (solo quizás) también se trate de la clásica slutty ex-compañera de colegio de Juan, que empieza a postearle mensajitos cariñosos en Facebook apenas cacha que está soltero (changa-buitre maldito). 2. El Equis Dé:

Me da un poco de pena agregar a este espécimen a mi “black-list” de Facebook, porque bien en el fondo se trata del típico geek que no mataría ni a una mosca. Solo aplica violencia en su vida cotidiana cuando de videojuegos se trata, ya que pasa la mayor parte de sus fines de semanas tratando de pasar al siguiente nivel de Mortal Kombat.

Mortal-Kombat   14wznyo

40_ans_toujours_puceau_the_40_year_old_virgin_2005_referenceEn persona, es un tipo piolita que siempre ocupa las mismas poleras de Marvel, Star Wars, 9GAG, Zelda o alguna banda metalera (pasao’ a Portal Lyon).

Da la impresión de que es virgen. Muy virgen. O de que se masturba con animé.

Cada cierto tiempo, subirá un álbum de fotos titulado “Comic Con Chile [Año]”, en el que sale disfrazado de algún ícono nerd de su historieta o película épica favorita. Tendrás sentimientos encontrados al sapear estas fotos: por un lado te consumirá una profunda vergüenza ajena, pero al mismo tiempo, admirarás la valentía del Equis Dé.

   comic%20coon%20chile_jpg%20(14)

Nada de esto me molestaría tanto, si no fuera por el excesivo uso de emoticones que bombardean mi muro cada vez que este personaje decide actualizar su estado de Facebook.

… Y no cualquier emoticon … hablo del PEOR emoticon jamás creado por la raza humana: el xD

¿¡QUÉ CHUCHA SE SUPONE QUE ES ESA CARA!?

Según Wikipedia,

“el xD expresa ‘risa a carcajadas’. Al girarlo 90º a la derecha se asemeja a la representación de una cara con la boca muy abierta y los ojos apretados fuertemente como síntoma de una fuerte carcajada. Actualmente, este emoticono es escrito de diversas maneras, siendo estas “xd”, “xD” y “XD”

Lo irónico del xD, es que me causa TODO menos una “risa carcajadas”. Cuando lo veo, lo único que me imagino es a un creeper que arruinó una talla que quizás tenía potencial, o a un grupo de colegialas japonesas con risitas kawaii.   3083245741_1_5_bkfxBUZo

Les juro que traté de imitarla, y este fue el trágico resultado:

… ¿tan perdida estoy que así se ríe la gente ahora? xD

Mi alfabeto de emoticones se reduce a esto:

🙂  😦  :/  :O  1313  ❤  8=====D

Ahora resulta que existen mil y un maneras de expresarse en el teclado:

xp  u.u e.e  :F  :B  \o/  ¬ ¬  :-*  ^_^  :3  o.O  T_T  *_*  (>_<) (^o^)  (._.)  (°v-v°)  d[-_-]b 

Dafuk.

Desde que se estrenó Big Bang Theory, los ‘Equis Dé’ creen que al publicar sus chistes nerd, están emulando el ingenioso humor de Sheldon Cooper… pero no.

tumblr_lwwdk1m26s1qztwteLes encanta usar su muro de Facebook como Twitter, para resaltar el hecho de que son weones bien yeta. Es por eso que se pasan el día publicando todas las “cosas locas” y “trágame tierras” que le ocurren (en 3era persona), además de una serie preguntas existenciales poco relevantes:

Note to self: No todo lo que te pasa vale la pena ser compartido públicamente. Lamento informarte, pero tu vida no es TAN interesante xDexcited-trekkie

Por mientas, comenzaré mi propia campaña para erradicar completamente el uso del “xD” en las redes sociales. Nuestros hijos se merecen vivir en un mundo mejor.

3. La Tía Leti:

Todos tenemos a ese pariente que nos da entre pena y culpa eliminar de Facebook.

Probablemente, porque se trata de esa dulce tía sureña, más buena que el pan, que le habla a todo el mundo sobre su sobrina regalona (“¡a la que le cambiaba los pañales y ahora es toda una universitaria!”), y se raja con los medios regalos pa’ navidad.

La adorable (y solterona) Tía Leti, quien se integró a Facebook de forma tardía (“¡es que no le pego mucho a esto del internet!”), pero una vez que alguien cometió el gran error de crearle un perfil, nadie más pudo sacarla de ahí.

Su personalidad excesivamente altruista y entusiasta se traducen en el perfil más annoying del mundo: una mezcla entre lo que sería el Facebook de Flanders (Los Simpsons) y Patrice (HIMYM).

 

Lo único que la Tía Leti busca, es expandir su amor mediante las redes sociales. Pero ese amor termina por “colapsar” tu Facebook.

Ya, pero ¿qué tan terrible puede ser? Uno debe hacer ciertos sacrificios por la familia de vez en cuando, ¿cierto?

Es por eso que te mamay sus solicitudes diarias para jugar FarmVille. Te mamay sus publicaciones sentimentales y chulas, llenas de ositos. Te mamay sus estados reflexivos comentando el cllima. Incluso te mamay los “Throwback Family Albums” en los que te etiqueta, con fotos humillantes de tu Primera Comunión (la PEOR evidencia de tu miserable pubertad).

Filo… I can handle that.

El problema es otro. Lo verdaderamente incómodo es cuando ese pariente se entromete en esa parte de tu vida, que uno como veinteañero gozador, no quiere que su familia vea. Nuestro llamado “lado B”, no tan cute.

Me explico: una vez al mes, la Tía Leti decide hacerle un check up a su sobrina santiaguina preferida, por lo que se mete a ver sus fotos más recientes de Facebook y las comenta con cariñosos mensajes que te ponen en una situación muy awkward

5

… ¡OH, HONEY!

4. El Ex:

Aunque en teoría ya no nos tenemos en Facebook (decisión que tomamos en conjunto para poder “superarnos”), el perfil de tu ex SIEMPRE va a ser el peor recordatorio de que el bastardo no solo sigue vivo, sino que además se las está arreglando muy bien sin ti.

Si tu ex pololo pertenece a la misma especie que el mío, probablemente a la semana fuiste destituida en sus fotos de perfil por esas 2 zorras seductoras que fueron sus amantes durante todo el tiempo que estuvo contigo: Alto del Carmen y Coca-Cola.

Aquí es cuando comienza la temporada de hashtags que gritan: “¡CACHEN CABRAS ESTOY SOLTERO Y ANDO SUELTO POR LA CIUDAD!”: Luego de esa primera fase de autodestrucción, se dará cuenta de que necesita de la compañía de otra Frani que lo apapache durante el frío invierno.

Literalmente, OTRA FRANI.

Es aquí cuando verás que fuiste reemplazada en sus fotos hipsters por la clásica perrita sigilosa (o “amiga” como él la llamaba), que visitó a tu ex reiteradas veces en su pega porque “justo voy de pasadita por ahí”. Debo felicitar a mi tocaya porque logró su misión; con esa carita angelical nadie hubiera sospechado que estaba en las trincheras, esperando a atacar cuando Juanito decidiera caer en la tentación.

_____________________________________

Lo que pocos te cuentan sobre terminar con tu primer amor, es que volver a enamorarte es más difícil que la cresta.

Sí claro, “un clavo saca otro clavo“, pero ¿qué pasa cuando todos los clavos parecen oxidados, luego de haber sido ‘clavada’ tantas veces por el mismo clavo? (Say wuuut !?)

Antes de estar con Juan, me enamoraba de TODO el mundo. Cuando digo “todo el mundo”, me refiero a que bastaba con saber que compartía gustos similares con el mino que me tincaba, para hundirme en mi reconfortante “nube del amor”.

Te duermes en la noche escuchando esa canción que te recuerda al amigo de tu primo, que has visto solo dos veces en tu vida, y que es fan de los Beatles y de Into the Wild. ¡Somos uno para el otro, y él no lo sabe!

Eran buenos tiempos. Los amores platónicos son harto más fáciles que las desastrosas relaciones amorosas de la vida real. Los cambias periódicamente, y el corazón roto no te dura más de una semana.

Ahora, sin embargo, caí en un estado de asexualidad y mañosidad del que poco a poco estoy tratando de salir.

Quiero volver a correr hacia mi celular cuando escuche que me llegó un whatssap de ‘esa persona’. Quiero volver a sonreírme sola, acordándome del beso que me dieron la noche anterior. Quiero volver a tener fe de que no todos los hombres que ame van arruinar todo de un día para otro, sin mayor motivo aparente.

Sin embargo, he aprendido muchísimo de toda esta bittersweet experience

Citando al célebre Nóbel de Literatura recientemente fallecido, Gabriel García Márquez:

“Aprovecha ahora que eres joven para sufrir todo lo que puedas, que estas cosas no duran toda la vida.”

El amor en los tiempos del cólera

(Cita que incluiré en el prefacio de mi próxima novela “Cien Años de Soltería”).

¡Ayayay! Si tan solo apareciera alguien que pudiera rescatarme de esta soledad…

¡Pero supongo que para eso están los strippers de Club Femme!

[RECOMENDACIÓN AL LECTOR: La siguiente galería de imágenes está hecha para ser observada con el tema musical Super Freak de soundtrack].

 

Post dedicado a los free (forever-alonespirits, que actualmente tienen a todo su grupo de amigos pololeando (“sisters before misters” / “bros before hoes”, mis pelotas!). Agarren sus pilchas y a sus amigos solteros, y aprovechen de hacer (y tocar) todo lo que los macabeos no pueden.

Frani

Pd, CARRETE COMUNICACIONES UC

Los invito a ver la obra maestra de mi amigo Daniel, y mi “cara de seducción” en el minuto 1:21. Solo puedo decirles que AMO a mi Facultad, y que son LEJOS lo más grande que hay en este mundo.

Pd 2, Pancho: you are next.

 

Too Cool For School

Featured

Bien en el fondo siempre supe que mi época de oro me esperaba después del colegio. No estoy insinuando que ahora me encuentro en la cúspide de mi existencia. GOD NO. Todavía estoy a unos 10 viajes, 8 romances, 5 best-sellers, 3 tatuajes, 2 Premios Pulitzer y una oferta que cambiará mi vida (¿matrimonio? ¿mi propio talk-show? ¿un trío?), de alcanzar dichos tiempos dorados.

Esperemos que mi situación actual se trate de mi época de bronce, a lo más de plata. Mientras siga viviendo bajo el mismo techo que mis papás y estancada en una relación amorosa que fracasó, mi misión de vida definitivamente sigue sin completarse.

_____________________________________

Guardo muy buenos recuerdos de mi época escolar. A final de cuentas, allí conocí a quienes hoy en día considero mis mejores amigas, descubrí mis principales fortalezas y me planteé mis grandes metas a largo plazo.

De todas formas, pasé toda la enseñanza media con esa sensación de que era imposible explotar al máximo mi potencial en un ambiente tan uniforme y sistematizado.

Un presentimiento de que lo mejor se encontraba afuera de ese extenso recinto enrejado ubicado en Príncipe de Gales.

Me gradué de un colegio británico particular pagado, donde todas las enseñanzas morales se reducían a metáforas deportivas: la vida era una cancha de rugby, tus pares eran teammates, y nuestros logros se medían en un scoreboard. La filosofía de vida de nuestro fundador John Jackson (no confundir con el cantante playero Jack Johnson) se basaba en la conducta deportiva ejemplar denominada el “fair play”.

Cuenta la leyenda que Mr. Jackson se ahorcó. No es que tenga algo que ver con su concepto de ética, pero quizás si se hubiera “soltado un poco más la corbata”, se habría evitado ciertos impulsos depresivos esperables de una persona reprimida.

Deberían estar agradecidos de estar en un colegio como éste” eran palabras que con frecuencia se escuchaban en la sala. Y era cierto. No todos tuvieron la suerte de haber estudiado en un espacioso colegio bilingüe excelentemente equipado (justo le construyen piscina temperada a la weá cuando uno se gradúa #RichKidPains). Pero catorce años de “cuadradez” british me tenían sofocada. No soy particularmente liberal en la práctica, pero ya era hora de reinventarme en un nuevo territorio.

Eso es lo más penca del colegio: la jerarquización social se vuelve inamovible pasado 8vo básico. Yo jamás mostré mucho interés en impresionar a nadie, y en consecuencia, me quedé con la imagen de la gordita chistosa que se ríe como monito animado y ocupa una mochila excesivamente grande para su altura (“pony-esque height”).

Jamás fui el centro de atención. Jamás tuve que lidiar con un rumor acerca de mí. Jamás tuve enemigos (corrección: “frenemies”).

No pertenecía al inframundo de los “forever-bulleados”, pero tampoco se me permitía la entrada al Red Carpet de la farándula de colegios británicos.

Siempre jugué hockey, así que eso sumaba puntos a mi favor.

Pero si de algo me enorgullezco, es que durante toda mi etapa escolar me mantuve fiel a mí misma. Mi particular humor sigue más o menos intacto desde 3ero básico.

 

Todo esto mientras desarrollaba mi plan maestro para el futuro: bajar esos 7 kilitos extra, entrar a la PUC, agarrarme a una compañera para hacerme conocida en mi facultad, y luego crearme un blog que me llevaría un escalón más cerca de conseguir la fama.

La Cámara de mi Ex Productions presents…

“BREAKING POPULAR”

Nah, broma.

Mi plan maestro consistía básicamente en sacar provecho de lo que mejor sé hacer: contar historias y reírme de mi misma.

Es por esto que me pilló por sorpresa la atención que obtuvo el blog. No solo compañeros se interesaban en lo que escribía, sino que personas de otras generaciones.

¿Desde cuándo que la comunidad Grange considera MI gossip interesante?

Me alegra mucho enterarme que personas de mi colegio leen La Cámara de mi Ex. No solo salgo un poco de esa anonimidad que mantuve dentro del colegio, sino que además logro darme a conocer más allá del ámbito superficial. No hay nada más íntimo que el diario de vida de una persona, en mi caso, un blog de vida.

_____________________________________

Hace un par de semanas atrás asistí al “pre” de un ex-compañero de colegio. No suelo ir a estas cosas, puesto que jamás fui particularmente cercana a ninguno de mis male classmates. Algunos de ustedes se preguntarán por qué. La respuesta es que jamás les tuve mucha confianza a los hombres de mi generación. A la mayoría los taché de ‘doble estándar’ (“eres mi mejor amiga, pero te llamo ‘perra’ a mis espaldas”) y opté por buscar mis amistades masculinas y potenciales pololos en territorios ajenos (agradecimientos al SIEB, Alianza Francesa y Changabriel).

De hecho, hasta hace muy poco guardaba dos récords de los cuales me enorgullecía muchísimo: (1) Nunca haberme ido de waja post-carrete y (2) nunca haberme agarrado a un compañero de colegio. Entré a la universidad, y actualmente solo mantengo el segundo.

Ahora sin embargo, me pasa que cada vez aprecio más a mis compañeros de colegio, tanto hombres como mujeres. Quizás porque a muchos ya casi no los veo, y me alegra profundamente verlos triunfar afuera de la “esfera Grange”. También me di cuenta que sin importar el tiempo que pase entremedio, la buena onda siempre se mantiene.

Un amigo me expresó esto mismo de la siguiente forma…

En el “pre” que mencioné antes, se me presentó la oportunidad de hablar con otro ex-compañero que no veía hace mucho. Nunca fuimos particularmente “amigos” (siempre sospeché que le caía mal) y sin embargo, se demostraba muy entusiasmado por haberse encontrado conmigo en este carrete.

Para mi gran asombro, era fiel lector de La Cámara de Mi Ex, y decidió que debíamos sentarnos a discutir el blog en detalle.

La conversación evolucionó del éxito que había tenido blog, a las relaciones amorosas, a lo gratificante que es salirse de la “burbuja” escolar, a lo feliz que te pone ver a tus compañeros de colegio convertirse en versiones mejoradas de sí mismos.

A ti, con quien hablé mucho rato esa noche, independiente de tu estado de ebriedad, te doy las gracias. Me encanta conocer las facetas desconocidas de aquellas personas con las que crecí y descubrir que están haciendo algo con sus vidas. También me puso muy feliz que te acordaras de nuestras clases juntos y enterarme que piensas tan bien de mí.

tumblr_m6lrx0HVLO1qmc8vyo1_r1_500

Me hubieray pillado con 2 piscolas encima, y sí te aceptaba el beso. Era una propuesta muy inesperada y creo que lo pensé mucho (“overthinking” es una de mis principales debilidades).

 

Me gustó mucho eso que me dijiste cuando te pregunté de dónde surgía este interés tan repentino. “Te leí” fue todo lo que me respondiste, y con eso me dejaste muy satisfecha en cuanto al afán autobiográfico de este blog.

Siempre intuí que tenías una inteligencia emocional muy desarrollada, y esa noche me lo comprobaste. Ojalá sepas aprovecharla de la mejor manera.

_____________________________________

A lo que voy, es que en IV Medio estábamos todos tratando de resolver la misma pregunta: ¿qué mierda voy a hacer con mi vida después de graduarme? Quizás algunos supieron esconder sus inseguridades mejor que otros, pero la verdad es que estábamos todos cagados de susto por fracasar en el intento (y todavía lo estamos).

Es por eso que, independiente de la persona, es muy grato ver que tus antiguos compañeros de colegio están sacándole las rueditas a sus bicicletas para aventurarse en el mundo “real”.

Terminada la etapa escolar, dejamos de ser el perkin, la hueca, el mino, la recha, el maraco, la laiis, el saco de wea, la popular, el jote, la rica, el mateo, la perra, el pasta, la piolita, el zorrín, la peladora, el raro, la machota, el paltón, la princesita, etc.

Una vez que te liberas de esa “categoría superficial” con la que te definían en el colegio, pasamos todos a ser individuos haciendo su mejor esfuerzo para autosuperarse en la vida.

Y eso es lo más mágico de salir del colegio… Uno nunca sabe en qué situación nos iremos a encontrar con el ex–compañero perdido.

Quizás me los encuentre administrando una exitosa multiempresa (Flaco), resucitando la misión de Patch Adams (Wally, Deni), deleitándonos sobre el escenario (Itzi, Nicola), recuperando sonrisas (Topo, Jose, Stephy), reencantándonos con la educación (Titi, Oli), musicalizando nuestras rutinas (Clemente, Marín, Zamu), representando a la justicia (Cuky, Ferni, Cami, Catita, Vane, Vale, Belita, Gothe, etc.), trayendo al país múltiples trofeos y medallas (Mario, JP, Bryan), defendiendo múltiples causas a la vez (Guti, Lliti), haciendo un grand pliés mientras resuelve interminables ecuaciones matemáticas (Tere), ornamentando nuestro entorno (Anais, Pau, Anto), rehabilitando nuestras ganas de vivir (Vicha, Chere), descifrando la mente humana (Fer(s), Fran, Caro, Kim, Conts), sacando la cara por las mujeres líderes (Ali), encontrándole explicaciones a los grandes problemas sociales (Elo, Toro)… O escribiendo un blog autobiográfico.

En definitiva, aportando en algo para hacer de este mundo un mejor lugar. Pequeños grandes logros que se merecen un enérgico “slow clap” de parte de toda la Generación 2012.

Mi consejo para los estudiantes es que nunca miren en menos al compañero que tienen al lado. Todavía no estás al tanto de esto, pero probablemente esa persona es mejor que tú en muchos ámbitos que ahora desconoces.

Quiero aclarar que sigo considerando medio ridículo ese espíritu sobrevalorado de haber pertenecido a cierto establecimiento educacional (“Complejo Old Boy / Girl” para los del Grange). Encuentro genial poder sentirse parte de una comunidad que trasciende en el tiempo, pero el colegio del que saliste NO debería definirte como persona.

Somos más que eso.

Por ahora, mi desafío a futuro es el siguiente: juntar las lucas necesarias para llevar a cabo mi soñada cirugía de bubis, y conseguirme mi propio boy toy que haga babear a las viejas verdes y ‘cougars‘ del Grange (Oh snap! Sigrid Alegría style). Todo antes de la “10-Year-Reunion” de Ex Alumnos… Challenge accepted. Ya se arrepentirán de no haber atinado con la gordita que usaba zapatos de colegio con taco alto… Ya se arrepentirán.

_______________________________________
[ AFTER SCHOOL SPECIAL ]:
Las fotos, en orden de aparición …

1. Mi curso en pre-kínder, el “Bouncing Ben”. Lo tragicómico de esta foto, es que más de la mitad de quienes salen en ella terminaron por cambiarse de colegio (Los Bouncing – Who?).

2. Mis compañeritas prep y yo, en algún cumpleaños de esos en los que te regalaban una cajita con sorpresas al final (good times). Como siempre, la Ferni yendo un paso más adelante 1313.

3. Antes de las selfies, eran las poke-fotitohs.

4. Fiesta de Graduación 8vo Básico vs. FDG IV Medio… Lo sé, soy como el vino.

5. Clásica etapa en la que estaba de moda llevar un crucifijo de madera al colegio, que evidenciaba que habías ido a ‘misiones’ (pendex ABC1 jugando a cristianizar a los tercermundistas). Durante 3 años formé parte del movimiento legionario juvenil femenino (ECYD). Guardo muy lindos recuerdos de mi incursión católica, hasta que me di cuenta que definitivamente no era lo mío. Esta foto se tomó un par de años antes del boom de Marcial Maciel (no confundir con Mazhiel, de ‘Zaja y Mazhiel’).

6. Haciendo pirámides en la cancha durante el invierno. “But the best of the lot, those we never forgot, were the ones that we learnt on the field.”

7. Las vikingas del viaje de estudios, picando kilos en las calles de Inglaterra.

8. Con las del Second (forma brit-siútica de llamar al equipo ‘B’) en nuestro viaje de deportes a Nueva Zelanda.

9. El día que nos fugamos como generación del colegio, y luego nos fuimos en auto a un asado. La historia que pocos conocen, es la de mi fallido intento de escape. Para escaparnos, debíamos saltar una reja muy alta (desde mi perspectiva de Hobbit) que divide al Grange del Country Club. La fuga debía ser fugaz (duh), por lo que contábamos con unos 3 a 5 minutos para llevar a cabo este salto mortal antes de que los profes llegaran a frenar nuestro GRAN acto de rebeldía. En medio de todo el caos, me quedé pasmada frente a la reja, cagada de susto de mandarme un Humpty Dumpty o un Caupolicán (rejazo en el culo). Terminé saltando sola, 5 minutos después que todo el resto, incentivada por todos aquellos que habían sido amenazados y debían quedarse (condicionales, prefectos, mamones, etc.). Luego corrí sola por las canchas de golf, hasta alcanzar el auto que nos llevaba al after-fuga.

10. Generación 2012 en su último Steeplechase. El Steeplechase es un carrera (originalmente diseñada para caballos), que es tradición en mi colegio, y que consiste básicamente en correr una a dos vueltas de la cancha (2km) para luego lanzarse a un pozo de barro, y ser rescatado por los auxiliares que te ofrecen un palo para que no te ahogues.

11. Tía Sandy y Tío Beto, celebrando a la licenciada.

12, 13 y 14. Mi Fiesta De Graduación: Las Muzzas, Juanito 007 Armani aterciopelado y mi Titina ❤

15. Regalo de graduación de mis papis: un auto (¡yeeeey!). Llevo dos cursos de manejo. Todavía no saco licencia.

_______________________________

Creo que uno de los grandes motivos por el cual me ha costado tanto desapegarme de Juan, es que apareció justo en este momento de transición. Lo conocí en Octubre, para seguir saliendo en Noviembre, enamorarnos durante el verano, y comenzar nuestro pololeo en Marzo. Relaciono a Juan con todas las cosas que me pasaron luego de esta primera fase de emancipación post-colegio: Mi fiesta de graduación, mi primer auto (que no sé usar), mi primer cargo universitario, mi primera [y única] curadera fatal, mi primera experiencia radial, mis primeras californianas, la primera temporada de ‘Breaking Bad’, mi primera cámara, mi primer amor, y muchas primeras veces que iré revelando a medida que continúe publicando en [mi primer] blog.

Lo que poco a poco estoy comenzando a entender es que al desligarme de él, estoy dando paso a una nueva etapa de mi vida y no a un final definitivo.

Gracias Semisonic por tus eternas palabras de sabiduría

Una vez más, muchas gracias por mostrar interés en “my extraordinary ordinary life”.

– Frani

Pd, Tocaya maldita, te tenía cachada desde el principio con tus “visitas” sorpresa. Ojalá contigo se porte mejor, de lo contrario, sería el medio ciclo ‘100 años de soledad’ si se repite la misma desgracia con ambas (¿a ti también te llama “cachorrita”?). Dicen que cuando el fotógrafo pierde a su musa, éste debe reemplazarla con su semejante. Perdón no me aguanté. Saludos a Frani 2.0 ♥

Pd 2, Por la puta, llevaba 2 semanas sin llorar.

#Franiissorryagain

Featured

 Hoy se cumplen 10 años desde que se estrenó Chicas Pesadas.

Nunca voy a cansarme de las lecciones de vida que aparecen en esta película.

Muchos se preguntarán: ¿qué tanto se puede aprender de una comedia romántica gringa y hueca, que está protagonizada por la reina de ‘rehab’, Lindsay Lohan?

Yo personalmente he descubierto que las grandes enseñanzas no siempre salen de parábolas bíblicas, proverbios ancestrales, fábulas infantiles o documentales densos.

 

Ya que si algo deduje de la trama de Chicas Pesadas (y una de las grandes anagnórisis que le debo a este blog), es que basta con desviarte un poquitito (mucho) de tu “verdadero yo” para darte cuenta de lo infeliz que te hace actuar con sed de venganza.

Lamentablemente, me tocó aprender esto de tropezón.

Mi última publicación, Carta para la Patas Negras, causó gran revuelo entre quienes conforman mi círculo cercano (y también el no-tan-cercano).

Muchos me felicitaron por la valentía, y pocos me acusaron de irme en la “mala volada”. Obviamente opté por auto-reconfortarme en el primer grupo. Preferí creerme el cuento de la mesías de los despechados que llegaba al mundo a defender a los indefensos cornudos como yo (¡ya nadie más se dignará a llamarnos venados en la esquina!).

Hoy sin embargo, pido perdón públicamente a todas las personas a quienes incomodé y ofendí con mi último post.

Si bien se trata de una minoría (ya que la gran mayoría goza del morbo-amoroso de este blog), no tomé en consideración la posición en la que dejaba a quienes involucré en el relato.

Citando al mismísimo Juan, alias, el “anti- musa” de este blog:

“Puedes escribir lo que quieras, lo haces increíble, pero acuérdate que hay gente en esas líneas, y no todos las ven igual que tú.”

¡OUCH!

Cuando comencé escribiendo La Cámara de mi Ex, jamás me imaginé que le iban a dar tanta bola. A final de cuentas, era otra penosa contando su historia de desamor. Who cares?

Yo mantenía una relación súper buena con Juan después de terminar. Era extraño dejar de ser pololos, pero me ponía feliz saber que nuestro cariño y buena onda seguía ahí a pesar de todo. Nunca pretendí convertir este blog en un “Juan-Hater-Zone”.

Pero a medida que veía los views aumentar, mi afán por la dramatización también crecía. Si se fijan en la sección “About Me” de esta página, me describo a mí misma así:

Al igual que muchos, sufro del complejo de El Gran Pez: El amor por la hipérbole y la imaginación, que nace de la idea de que la realidad es mucho más entretenida cuando uno exagera sus detalles.

En mi última publicación, decidí usar a Juan como la marioneta de mi gran teatro online, ignorando que en el mundo real, una persona que quiero mucho leía perplejo un testamento de odio injustificado.

“Todo sea por el blog”, pensaba.

También me di cuenta que no hay nada más adictivo que la compasión. Es como cuando dices que eres “fea y gorda” en un grupo grande, para que todos te digan lo contrario. En mi caso, me sobre-encanté con la idea de que me felicitaran por mi osadía y sinceridad.

Hasta antes de Carta para la Patas Negras, mis intenciones habían sido buenas. Admito que fue muy excitante contar mi historia y descargar toda esa rabia que guardaba en algún rincón de mi alma.

Fue muy liberador mandarlo todo a la mierda. Por 5 minutos.

Luego me di cuenta que no me sentía aliviada, sino que extrañada por mi propia conducta. No soy una persona naturalmente despiadada y terminó saliéndome el tiro por la culata.

Hice este blog por mí y para mi. Y aunque nunca llegue a convertirse en algo más, siempre lo voy a considerar uno de mis mayores logros. ¿Pero hasta qué punto dejé que se convirtiera en un “espectáculo”, más que en un reflejo de quien realmente quiero ser?

__________________________________

A continuación, daremos comienzo a la sección de disculpas públicas.

Para ello, he decidido imitar la dinámica del discurso redentor en la escena de “prom” de Chicas Pesadas, en la que Lindsay Lohan reparte un pedacito de corona a la gente del público, para pedir perdón a quienes humilló en el “Burn Book”.

Envés de una corona de graduación, repartiré lo que he llamado los “cuernos del perdón”. Quienes me conocen, sabrán que los cachitos de diabla son mi cotillón favorito por excelencia.

“To all the people whose feelings I got hurt by this blog, I’m really sorry.”

PATAS NEGRAS:

Si bien el blog no fue la herramienta más prudente para llamar tu atención, sí me tranquilizó saber que ahora conoces mi versión de los hechos.

De la breve conferencia por inbox que tuvimos, me quedó claro que eres una mina decente y bien intencionada, y no la ‘rompe-hogares’ que alguna vez imaginé que podías llegar a ser.

Se agradece mucho la respuesta. Es exactamente lo que habría puesto yo en tu lugar.

Tranquila, que esto nunca fue personal, y no pretendo seguir refiriéndome a ti en este blog. Simplemente te tocó estar en el lugar incorrecto, en el momento equivocado.

CLUB DE TOBY DE JUAN:

Más que un perdón, es una aclaración. Entiendo el ‘Bro Code‘ de “si te metes con él, te metes con nosotros“, y por eso sentí que les debía una pequeña explicación.

Ustedes siempre fueron la raja conmigo mientras pololeaba con Juan, al punto que a muchos llegué a considerarlos auténticos amigos.

Asumo que les tocó tratar de analizar con Juan los “¿por qué?” de mi odio arrebatado, y por eso les pido perdón. No hay nada más penca que tratar de ayudarle entender a un amigo algo que ni yo misma reconozco de dónde vino.

Los que alcanzaron a conocerme más o menos bien, saben que amé mucho a Juan, y jamás pretendería hacerle daño a propósito. Me fui en volada. Punto.

JUAN:

A quien más me arrepiento de haber decepcionado con mis palabras hirientes. Ya te dije casi todo lo que quería que supieras por teléfono, pero sentía que te debía esto.

Me interesa que te quedes con lo siguiente: sigo siendo la misma loca, nerd, mañosa, parlanchina, frágil e ingenua de la que te enamoraste; y no la perra rencorosa que escribió el último post.

Pensé que lo único que quería era hacerte sufrir como yo sufrí aquella noche. Pero cuando lo logré, no me sentí mejor.

Sí, tengo rabia por lo que hiciste. Sí, me rompió el corazón enterarme de la forma en la que me enteré. Sí, sigo sin superarte del todo.

Pero me hiciste muy feliz, y no mereces el calvario por el que te quería hacer pasar.

Te acusé de tener vacíos emocionales. ¿Quieres la verdad? Yo todavía no lleno el vacío emocional que me dejó tu ausencia.

Me burlé de que no surfeabas en “olas reales”. ¿Quieres la verdad? Se me inflaba el pecho cada vez que te iba a ver al Mall Sport hacer clases.

Te dedico el mail que le manda Theodore a su ex esposa en Her, ya que tú mismo me confesaste una vez sentirte identificado con esa parte de la película:

“Dear Catherine,

I’m sitting here thinking about all the things I wanted to apologize to for. All the pain we caused each other. Everything I put on you. Everything I needed you to be, or I needed you to say. I’m sorry for that. I’ll always love you, ‘cause we grew up together, and you made me who I am. I just wanted you to know that you’ll be a piece of me always. And I’m grateful for that. Whatever someone you become, wherever you are in the world, I’m sending you love. You are my friend till’ the end.

Love,

Theodore”

__________________________________
[ US ]:
Creo que nunca he subido una foto de Juan y yo juntos en este blog, y sentí que este era el momento apropiado para hacerlo.

Elegí esta foto porque fue una de las últimas que nos sacamos pololeando. Era una fiesta de disfraces por ahí por Diciembre, y nos las sacaron con la cámara Nikon de Juan (cámara que me inspiró a querer tener una propia).

No pasó nada particular ese día, pero viéndolo ahora desde lejos, es muy tierno acordarme de lo mucho que me gustaba salir con él a eventos públicos.

Siempre me encantó acompañarlo, porque me fascinaba formar parte de su pequeño mundo, y siempre me encantó llevarlo conmigo a lugares, porque en ese entonces, lo consideraba mi “trofeo” más preciado (con esa mirada de “cacha el medio mino que me conseguí“).

Ojalá la próxima persona con la que estés, sepa apreciarte tanto como yo lo hice.

_____________________________________

#Franiissorryagain es una “fe de erratas” de las declaraciones hirientes que hice en Carta para la Patas Negras.

Perdón si decepcioné a todos lo que me calificaron de “cabrona” y “seca” por atreverme a basurear a mi ex en redes sociales masivas.

Pero si el lema de este blog va a ser “honestidad ante todo”, entonces deben saberlo: además de la fugaz popularidad que obtuve de esta experiencia, no saqué ningún fruto positivo tras haberme “vengado públicamente” de Juan.

Varias personas se me acercaron para contarme que se sentían muy identificados con Carta para la Patas Negras.

Me imagino que muchos tienen a esa persona que actuó como elemento gatillador de una situación trágica. Me imagino que muchos alguna vez planearon discursos mentales llenos de rencor en sus cabezas.

No saben lo increíble que me hace sentir que estoy cumpliendo mi objetivo: comprender la universalidad de mi situación y saber que mis palabras logran conmover a quienes las leen.

Pero si algo les puedo decir de mi experiencia, es que cuando todavía le guardas cariño a tu ex, la venganza no va a ser ni la mitad de linda de como te la imaginabas.

Tranquilos, que esto no significa que el blog cambiará de nombre, y jamás volveré a mencionar a Juan. Fue él mismo quien me incentivó a que siguiera escribiendo. Simplemente procuraré ser más sensible con las cosas que revelo y escribo.

Esta publicación va dedicada a todas las Cady Heron que tuvieron su episodio Regina George.

Gracias por su comprensión.

Frani

Carta para la Patas Negras

Featured

No planeaba publicar esto hoy.

Estuve muy ocupada, por lo que no alcanzaba a terminar el post que tenía preparado para esta semana (otra de mis extensas confesiones estilo comedia-romántica-gringa).

Pero devolviéndome de la playa después de Semana Santa, entre taco y peaje, se me vino a la mente una de esas “conversaciones pendientes ficticias” que alguna vez imaginé luego de haber terminado con Juan.

Esas típicas conversaciones que planeas, modificas y reproduces una y otra vez en tu cabeza, pero que sin embargo, sabes que nunca ocurrirán.

Luego de mucho pensarlo, decidí compartir con ustedes ese discurso que atormenta mis pensamientos desde hace ya un par de meses. Quizás liberarlo sea justo lo que necesito para poder desenamorarme definitivamente.

__________________________________

[No muy] querida Patas Negras,

Sé que no es tu culpa, y que mi rabia no debería depositarla en ti. Lo más probable es que si nos hubiéramos conocido en otra instancia, nos llevaríamos bastante bien… amigas quizás, ¿quién sabe? Lamentablemente, hoy en día representas todas mis inseguridades y el punto cúlmine de lo que fue la peor semana de mi vida.

No nos conocemos en persona. Sin embargo yo a ti te conozco muy bien. La forma en la que me fuiste presentada no fue nada de grata. De hecho, fue horrible. Una serie de imágenes que llegaban por montón a mi celular, a miles de kilómetros desde donde ocurrían los hechos (y en medio de mis vacaciones familiares si es que debes saber). Imágenes borrosas e imprecisas, como es de esperarse de fotos que se sacan a distancia, con iluminación difusa de discoteque.

unread-messages-170

El mensaje decía…

“Prima, que lata tener que arruinarte tus vacaciones, pero tenía que contártelo…”

En mi mente pensaba…

“¿Dos siluetas?… ¿Ese pelo engominado, esa camisa con rayas lila; será él?… ¿Y ella, quién es? … ¿Realmente me está pasando esto?”.

blurryparty

Necesitaba saberlo directamente de él.

Comunicarte con alguien que se encuentra en otro país, con 4 horas de diferencia, no es nada fácil (ya no puedo escuchar el tonito de LINE sin acordarme de esa semana infernal de llamadas a larga distancia).

Dime que es mentira”, fue lo primero que le dije. Hubo un momento de silencio, y luego trató de negarlo (Shaggy-style). Pero cedió en cosa de minutos: “No quería arruinarte las vacaciones, pero si prefieres enterarte ahora… sí, es verdad”.

Lo único que recuerdo de la siguiente hora, son fragmentos de conversación:

   

      

[Corte de llamada].

Casi dos horas encerrada en un diminuto baño, exigiendo explicaciones en la mitad de la noche, y tratando de que nadie en mi familia escuchara mis sollozos amortiguados por una toalla.

Solo pude rescatar tu primer nombre, y que habías estado celebrando tu cumpleaños en una disco (¡chócale, las dos somos de enero!). Podría haberme evitado el sufrimiento y dejarlo hasta ahí. Pero necesitaba rastrearte. Necesitaba odiarte en silencio y desde lejos. Necesitaba ponerle un nombre y un rostro a quien le estaba poniendo fin al mejor año de mi vida.

 

Para mi desgracia resultó que eras muy atractiva. No es de extrañar que lo tentaras a arriesgar a perder a su mejor amiga para siempre. Para mi alivio, no eras rubia (su gran debilidad y mis peores rivales). Para mi GRAN alivio, había sido solo esa vez.

La vida volvía a sonreírme… Not really.

No te guardaría tanto rencor si no me hubiera enterado de que estabas al tanto de mi existencia. Cuando hablo de “mi existencia”, me refiero a que sabías que una pobre ilusa mantenía una relación amorosa con el pseudo-surfista que tenías al frente (lamento desilusionarte, pero solo se maneja en olas artificiales).

Durante mucho tiempo me imaginé qué haría si me encontraba contigo. Me imaginaba divisándote a lo lejos en una fiesta (en la Eve, para agregarle el componente irónico a la historia), acercándome sigilosamente y botándote “accidentalmente” un trago encima. Una venganza colosalmente pendeja, pero que me servía para volver a creer en el karma. Si reunía el coraje suficiente, acompañaría mi infantil desquite con un breve, pero punzante discurso. Algo que partiría con “creo que te conozco de alguna parte…” y que terminaría con “… ahora te toca asumir tus errores” (y si me poseía mi Jesse Pinkman interno, le agregaba un enérgico “BITCH !” al final).

 

bitches_gots_to_learn_orange

Sin embargo, decidí que si ya empecé esta “blogterapia”, también formarías parte de ella. Ya torturé emocionalmente al protagonista del conflicto (el blog prácticamente lleva su nombre), pero lo nuestro sigue pendiente.

 

Te salvaste de la piscola derramada encima de tu polera regalona de Topshop. Te salvaste del discurso latero de una ebria desconocida en medio de un carrete. Pero no te salvarás de mis palabras. Palabras que ojalá tengan algún efecto en ti, y en todas las que alguna vez se fueron en la voladita de “hombre casado sabe más bueno”. Lo que no saben es que “sabe más bueno” solo hasta que la esposa se entera y decide vengarse.

Me imagino que no eres mala persona. Perfectamente podría haber sido yo quien cometía tú mismo error. No te mereces mi mala onda tampoco, pero créeme que es algo inevitable. Si es que alguna vez has estado enamorada, puedes imaginarte qué lugar ocupas en mi escala sentimental (justo entre las categorías de ‘CELOS’ y ‘FURIA’). Te doy las gracias, ya que una vez que te lo hacen a ti, no te imaginas haciéndole lo mismo a otra persona.

Te informo que no fui capaz de desecharlo de mi vida. Lo amé demasiado como para dejarlo ir por completo. Sin embargo, cada día me voy dando más cuenta de lo inútil que es seguir gastando energías en reparar lo que alguna vez fuimos. Actualmente Juan está en las mismas que cuando recién lo conocí: autodestuyéndose en su propia diversión para llenar vacíos emocionales.

A lo que voy es que… Yo llegué primero.

lo conociste esa noche. Yo hace más de un año. sólo lo deseabas para pasar el rato. Yo lo amaba.

Esta carta es para todos los que no tomaron en consideración a quienes lastimaban con sus acciones. Esta carta es para todas las ‘Jolene’ que miran de reojo a tu pololo. Esta carta es para la mujer que no está consciente del daño emocional permanente que me causó su leve “descuido”. Esta carta es para ti Paula.

__________________________________
[ THROWBACK THURSDAY]:
La fotografía no es un hobby barato, y revelar rollos no es un lujo que pueda darme semanalmente. Es por eso que he decidido hacer una selección de fotos representativas de mi pasado, de modo que tengan una imagen más completa de la autora de este blog.

Las fotos, en orden de aparición …

1 y 2. En el álbum en el que encontré esta foto salía anotado: “La Francisca en su pieza muy enojada con su mami, porque le tiró sus globos al patio sin preguntarle”. Hoy en día pongo el mismo cartel de “Prohibido a que entren Mamás” en la puerta de mi pieza cuando Tía Sandy me prohíbe salir a carretear.

3. Ola ke ase?

4. Con mis primos (Sofi y Benja) en el pueblo Las Brujas de Vichuquén.

5. Mis papis muy ochenteros y enamorados, disfrutando de sus vacaciones improvisadas. Cuando a mi papá lo despidieron de su trabajo, con mi mamá decidieron salir a celebrarlo con una luna de miel 2.0 a Disney.

6. Mi primer equipo de hockey, Las mini Old Girls, en un torneo en Viña del Mar el 2001.

7. Mi ‘Oye’. La abuela más apañadora y lolein del mundo (podrás encontrarla carreteando con sus amigas en Las Urracas, y sacando fotos con su tablet).

8. Preparándome para la Pascua. Toda una conejita Playboy.

_____________________________________

… Ojalá lo leas.

Fran.

Las 8 Etapas del Despecho

Featured

SPOILER ALERT!!!: Este post NO trata de mis experiencias agarrándome a desconocidos, y en consecuencia, no involucra escenas lésbicas o ninfómanas PG18.

Sé que quizás esto me va a costar a la mitad de mis viewers, pero lamentablemente tengo que balancear mis actividades gay extracurriculares, con la universidad, familia, amigos, nueva pseudo-carrera de blogger, etc.

Muchas personas asumieron que porque me mandé mi momento “Madonna y Britney en los VMAs”, he de estar confundida con mi sexualidad debido a que perdí toda la fe en el género masculino.

 

Me encantaría que fuera así, y más aún, me encantaría poder deleitarlos con un final digno de reportaje de matinal, en el que “Robin” y yo terminamos juntas “hasta que la muerte nos separe”.

Tan solo imagínenselo… Portada de El Mercurio:

“Robin y Francisca (ex-hetero): Primera pareja homosexual en Chile en contraer matrimonio civil mediante el AVP.

La autoridad encargada de realizar la unión conyugal  fue el fundador de la popular página de Facebook, ‘Confesiones UC’.”

Y no solo eso, sino que años más tarde figuráramos las dos regaloneando en el sillón de nuestro gay-crib, viendo The L Word en nuestra pantalla plana de 60 pulgadas (que compramos con mi sueldo de blogger), y que en la pausa comercial, descubriera que la carrera actoral de Juan culminó en algo así:

Nada más dulce que el karma… sin embargo, la realidad es otra. Repetiría mil veces mi noche joven-y-alocada, pero la triste verdad es que todavía sigo con secuelas de lo que fue mi último pololeo.

boxbrowncomicsalliance

Ya han pasado casi 3 meses desde que terminé con Juan. Desde aquel inesperado día en el que todo se dio vuelta, pasé por muchísimas fases que oscilaban entre la melancolía, la demencia y la armonía.

Inspirándome en el modelo Kübler-Ross, elaboré mis propias “etapas del duelo”, basadas en cómo lidié con mi “tragedia” personal los primeros 2 meses de soltería.

SEMANA 1: OJALÁ TE DÉ GONORREA Y MUERAS

“¡¡¡CCCCSSSSSMMM!!! ¡Maldito lisiado, me arruinaste la vida! Necesito que el mundo te odie conmigo, por lo que postearé frases emo-resentidas en mi muro de Facebook, acompañado del link de una canción acerca de una mujer soltera y cabrona que no necesita de ningún hombre para ser feliz [INSERTE CANCIÓN DE BEYONCÉ].”

tumblr_m97qaucari1rbw6bto1_500

SEMANA 2: YA APLAQUÉ TODA MI IRA EN LA TROTADORA

“¿Sabí qué? Le puse demasiado color. Pensé que iba a ser de esas loquitas que se vuelven depresivas y psycho después de terminar, ¡pero mírenme; solo ha pasado una semana desde que terminé, y estoy súper superada! Deberían darme el award a la mina más cabrona de este planeta. Loco, osea, el odio envenena el alma. No more tears, y puro paz y amor. Estoy TAN superada, que hasta siento que puedo ser amiga de mi ex. No solo amiga, MEJOR amiga. ¿O sea, para qué embarrar la amistad solo por esto?”

SEMANA 3: MINDFUCK DESPUÉS DEL PRIMER ‘REMEMBER’

“¡¡¡Por la puta, a quién engaño, sigo enamoradaaaaaaaaa!!! ¡Aparte se veía tan arrepentido y triste cuando nos vimos! Lo único que quería hacer era apapacharlo, secar sus lágrimas y usarlas de endulzante en mi té matutino… ¿Es mi idea, o está más mino?… ¡BASTA! Debo dejar de ser tan patética, y ante todo, siempre mantenerme cool y dign… ¿¡QUIÉN ES ESTA ZORRA EN SUS “AMIGOS AGREGADOS RECIENTEMENTE”!? … [5 minutos de mantras ‘goosfraba’]… Filo, la mina tiene un camel-toe en su foto de perfil y fijo que ese rubio es teñido con jugo Yupi. Además, tuvo 53 puntos menos que yo en la PSU de matemáticas según teampsu.com. Soy mucho más rica e inteligente, ¿verdad? … ¿¡VERDAD!? [INSERTE CANCIÓN CORTA-VENAS DE ADELE].”

SEMANA 4: MASOQUISMO LEVEL DIOS

Lapso muy utópico y extraño, en el que ambos se declaran su nostalgia de la relación y amor eterno (especialmente en los Domingos forever-alone). Cada cierto tiempo se les ocurre la magnífica idea de ir al cine o al Denny’s “como amigos” (pero siempre considerando “¿qué polera hace que se me vean más grande las tetas?”). ¡Todo va bien parece! Llevamos 3 horas juntos y nada de funny business ni “manitos locas”. Yo siempre supe que podía funcionar esto de ser amig … [BESO APASIONADO AFUERA DE MI CASA].

new-girl-jess-zooey-quotes-44

SEMANA 5: GO HOME FRANI, YOU ARE DRUNK

Es tarde, estás en Kamikaze being single and shit, y ya llevas más de tres piscolas encima. Casualmente revisas Facebook en el celular.

“¡AAAAAAAAAYYYY WEONA OMG! ¡Mi ex le puso “me gusta” a mi foto de portada nueva! Debe ser porque sigue locamente enamorado de mí. Le mandaré un whatsapp muy sutil para mantenerlo interesado…”

3:21 am ✓✓

“jwjajajwjass mijitoo rrdriccooooo yo tb te aamooojj!!!!!! graaax pr el like 1313 ¡!! TE ACOrday de lo rico q era cuAnndo [INSERTE RECUERDO SEXUAL INAPROPIADO].”

Visto a las 3:23 am

SEMANA 6: REHAB

“Creo que deberíamos eliminarnos de Facebook, Instagram y WhatsApp por un tiempo.”

SEMANA 7: ALTOS Y BAJOS

“Llevamos casi una semana sin hablar. Hay días en los que me siento como el alma de la fiesta, y otros en donde lo único que quiero es encerrarme sola en mi pieza a escuchar Taylor Swift. Aunque lo extraño demasiado, creo que estoy a unos pasos más cerca de encontrar la paz mental.”

SEMANA 8: CONTINUARÁ…

Si algo he aprendido estos últimos dos meses, es que pucha que es verdad eso de que “no hay nada más difícil que decir adiós”. Lo sé, porque ya llevamos varios intentos con Juan de sacar la “guillotina del amor”, pero siempre parecemos encontrar formas de aparecer en la vida del otro, mediante excusas baratas para volver a conversar (“¡oye felicidades, el otro día estuviste de santo!”).

A veces mi visión a largo plazo se nubla, y lo único que quiero es hacerme la weona y reanudar nuestro pololeo. Pero si de algo estoy convencida, es que el tiempo es la verdadera “prueba de fuego”: la única forma de confirmar si (a) se puede recuperar la confianza ; (b) el amor fue capaz de trascender la desgracia y (c) no pude enamorarme de nadie más.

Es complicado cuando la otra persona te confiesa que todavía quiere volver contigo una vez que se acabe este “tiempo indefinido”. Porque más allá de que trates de rearmar tu vida, cada vez que te encuentres volando bajo, te auto-reconfortarás con la esperanza de que pronto volverán a estar juntos. Pero esa posibilidad se vuelve cada vez más remota cuando existe tal cosa como la “teoría de los seis grados de separación”. El mundo es muy pequeño, y probablemente estoy conectada de alguna forma u otra con quien sea que Juan elija para ‘pasar las penas’ (¿83 “amigos en común” quizás?).

A veces puedes ser tan inteligente, y a veces TAN weón. Ya no me sirven los “no lo pensé”. Yo también te quiero devuelta en mi vida. No me lo hagas más difícil de lo que ya es.

Como siempre, Dr. House tenía la razón…

“Esto es todo lo que necesitas saber de la vida: las mujeres están todas locas, los hombres son todos estúpidos. Y la principal razón por la que las mujeres están locas es porque los hombres son estúpidos.”

Con cero pretensiones de convertirme en una versión literaria de Soltera Otra Vez, quiero compartir con ustedes dos cosas que he aprendido en este último tiempo:

  • Mantén el círculo de personas involucradas lo más reducido posible:

Habiendo terminado con Juan a distancia (atrapada en un departamento pequeño con mi familia, sin ninguna amiga con quien descargarme), mi primer instinto fue contarle a todo el mundo los pormenores de la “semana terminal del terror” de mi pololeo. Lo único que quería era rodearme de Oprahs que me recordaran que “you are a smart, strong, beautiful, independent woman and you don’t need a man to complete you”. Una vez que se me enfrió la cabeza, y llegué a la conclusión de que no odiaba a mi ex, me percaté del gran error que fue compartir mi “discurso de despecho” con tantas personas que jamás conocieron mi relación en su totalidad.

Me dolía escucharlos llamar “saco de wea” a quien fue (¿es, fue, es, fue?) mi mejor amigo durante todo un año, y que dedicó gran parte de su tiempo en tratar de hacerme feliz.

Me frustraba no poder ilustrarles lo risueña y radiante que me sentí el año que estuvimos juntos; lo increíble que es que te miren de esa manera.

Me enojaba que me tildaran de ilusa por “creerle las disculpas”, cuando no estuvieron ahí para presenciarlo y no conocían sus intenciones.

En resumidas cuentas, yo les di permiso para opinar en un momento en el que mis propios pensamientos ya eran caos suficiente. Elijan bien a su “grupo de apoyo”, caso contrario, no va a faltar la amiga prepotente que se lo encuentre en un carrete y lo confronte con una patada en los cocos.

  • Traduce tu pena en energía:

Sé que esto suena como el típico consejo pasado a caca que te da la mina hippie-estupenda que hace yoga todos los días antes del desayuno. A mí en lo personal me ha funcionado bastante llenar mi horario de actividades, en especial de esas que te confirman que eres buena en algo aparte de pololear. Quizás no es comparable con el éxtasis de estar enamorado, pero si descubrirás cosas de ti mismo que rara vez descubrirías en pareja.

Ya no vas a ir a verlo a su casa después de clases … Quédate hasta tarde tirando la talla con esos amigos de la universidad que dejaste un poco de lado.

Ya no tienes las tardes-de-películas-y-regaloneo … Aprovecha de concretizar alguna de tus pasiones (¿clases de francés?, ¿hip-hop?, ¿taller de fotografía?, ¿glee club?).

Ya no tienes el “pre” donde su mejor amigo … Sal a bailar y date el placer de que te joteen con esas palabras que tanto quieres oír: “mira lo que se perdió por tonto”.

Ya no vas a tenerlo a un llamado de distancia para contarle hasta el más ínfimo detalle de tu día … Créate un blog en el que no exista el pudor.

__________________________________
[ ROLLO N° 3]:
Las fotos, en orden de aparición …

1. Mi papá y el Ozzy. Es cierto eso que dicen de que los perros se parecen a sus dueños. Los dos comparten el mismo pelaje color cenizas e insaciable amor por el bistec.

2. Mis primitas disfrutando de los últimos días de verano. Si hay algo que realmente le envidio a los niños, es esa libertad de poder correr en pelota por donde se te dé la gana.

3 y 4: Celebrando el cumpleaños n°44 de mi hermosa madre, alias, ‘Tía Sandy’. La mujer más mandona y terca que jamás haya pisado la Tierra. Pero al mismo tiempo, la mujer más cariñosa y preocupada que conozco, a quien le debo mi locura y mi pasión por los detalles que te ofrece la vida.

5. Eeeeeellllaaa, la vintage!

6. Con mi familia en la marisquería ‘Puerto Calbuco’. Esta foto nos las sacó un encantador mesero brasileño, que se declaraba fotógrafo aficionado.

7. Pedro. Mi [único] hermano. 17 años, peludo como Wolverine, y un increíble músico auto-didacto. Cuando nació, mis papás me hicieron elegir entre ‘Pedro’ y ‘Felipe’. Y pucha que le achunté eligiéndole un nombre que viene del latín “firme como la piedra”., porque traspasar el muro de roca que refugia la mente de mi hermano es un desafío enorme. Al llegar a cierta edad, Pedro decidió que todo lo que saliera de mi boca era desagradable, y nuestras interacciones se redujeron a un simple “hola” mal modulado desde su silla del computador. Pero aunque pasarán siglos antes de que Pedro llegue a pedirme un consejo o a contarme sus problemas, sin él me muero. Quizás jamás pueda acceder a ese enorme mundo interno que tiene y que no comparte con nadie. Quizás jamás llegue a descifrar del todo ese poker face que muestra la mayor parte del tiempo. Pero Pedro es mi niñez y mi principal protegido. Con un sentido del humor incomparable y un aura pacificadora que pocos poseen.

Los invito a que visiten el canal de música en YouTube de su banda Paraleleswallows.

8 y 9. Juan y yo en el Parque Araucano. Larga historia la de porqué terminamos juntándonos ese día. Involucraba una botella de pisco que me debía y que le cobré en una discusión estúpida por whatssapp la noche anterior. Fue bastante extraña esa tarde; la primera vez que nos veíamos sin terminar declarándonos sentimientos encontrados, que por lo general culminaba en un beso confuso. Entramos al mall (su panorama favorito, y mi peor pesadilla), a comprar en Zara. Me daba entre risa y pena volver a repetir esta escena: una vez más me encontraba esperándolo afuera de un camarín, como en los viejos tiempos. Pero ya no habían sonrisitas, besos, ni abrazos. Tan solo un “¿te lo llevas?” y miradas de reojo. Antes de irme le pregunté qué tan incómodo era esto de “tratar de ser amigos” para él, en una escala del 1 al 7. Él me dijo ‘5’. Yo le dije ‘5,8’.

_____________________________________

¡¡¡ Más de 8.000 views !!!

¡Les deseo un increíble fin de semana largo a todos los santos y pecadores que leen este blog! No saben lo terapéutico que ha sido para mi escribir todo esto, y que se te acerque gente en la semana a felicitarte por tu honestidad. Es muy grato contar con un espacio en el que no se rían de mí, sino que conmigo.

¡Hasta pronto!

Frani

Pd, Cáchense mi cameo piante bailando en sostenes en el video del paseo a Isla de Maipo que hizo mi universidad. Este es típico momento donde jurabas que estabay picando kilos, onda Spring Break 4 Ever y la volada, y después miray la evidencia y te das cuenta que en realidad parecías una boobless ballenita ebria.

Taste of her chela chapstick

Featured

Iba a partir este post con “confieso que…”, pero eso implicaría cierta culpabilidad o vergüenza ante lo que hice un par de semanas atrás, y quiero dejar claro que este no es el caso. Así que mejor comenzaré contextualizando mi anécdota.

Todos tenemos un “bucket-list” / “check-list” / “50-cosas-que-quiero-hacer-antes-de-morir”, etc. Cómo es de esperarse, mi lista evolucionó muchísimo a lo largo de los años. Sin darme cuenta, entre “tirarme en paracaídas” y “viajar sola por el mundo” apareció “darle un beso a una mujer” (¡hola papá y mamá!).

Para los que ven How I Met Your Mother entenderán mi situación, que se ve reflejada en el personaje de Lily Aldrin, mujer felizmente casada y con hijos, que cada ciertos capítulos deja en evidencia su “girl-crush” hacia su mejor amiga Robin Scherbatsky. Yo hace años que buscaba a mi “Robin”; una especie de Ellen Page con quien cumplir mi fantasía “joven y alocada” (en mi defensa, algo bastante más sano que querer probar alguna droga alucinógena).

Según mi gurú de YouTube, Jenna Marbles, existen 3 niveles de girl crush

  1. Quiero ser tu mejor amiga.
  2. Quiero ser como tú y tener tu vida.
  3. Me gustaría hacerte un sándwich de tijeras y escaparme contigo hasta el fin del mundo.

tumblr_m7ugzf2Wgr1ql20dco1_500

Soy de esas minas que se declara hetero, pero que retrocedió varias veces la escena del taxi en El Cisne Negro entre Natalie Portman y Mila Kunis. Llámese como quiera: “hetero-curiosa”, “bisexual”, “weona rara”, etc. La verdad es que durante mi voluntariado en la fundación =IGUALES (los mejores! ♡) me di cuenta que las categorías poco importan si uno se siente cómodo con las decisiones que uno toma. Quizás no crea poder tener una relación amorosa con una, pero las mujeres son ricas. Punto.

En la Facultad de Comunicaciones de mi ‘U’ se hacen unos carretes llamados Lúdico – Afectivos. En esta instancia, el pasado jueves 27 de marzo y sin esperármelo, se me presentó la oportunidad de mandarme mi soñado momento Katy Perry. Estaba levemente ebria, así que hay muchos eventos que no recuerdo bien cómo llegaron a ocurrir, entre ellos, por qué terminé contándole esta fantasía gay a una mina más grande de mi facultad.

Aprovechando de aplicar materia de mis clases sobre narrativa, les explicaré mi situación mediante el Esquema Actancial de Greimas:

(Algunos nombres y lugares han sido cambiados para proteger la identidad de sus verdaderos protagonistas).

  • SUJETO: El personaje centro de este esquema, que busca cumplir algún objetivo. En este caso, el sujeto soy yo, Francisca.
  • DESTINADOR: El motivo, o la fuerza externa o interna, que mueve al sujeto a querer conseguir el objeto/objetivo. A mí me movían las ganas de cumplir mi lesbian fantasy.
  • DESTINATARIO: Es quien se beneficia si el sujeto consigue su objetivo. Aquí sale beneficiado mi bucket-list, ya que al final de la noche puedo poner un ✓en el ítem “girl-girl kiss”. Agregaría también entre los beneficiados, cualquiera que tuvo la suerte de sapear lo ocurrido.
  • OBJETO: Lo que el sujeto quiere conseguir. La mujer de mi fantasía se manifestó en la persona de “Robin”, quien al parecer ya tenía harta más experiencia que yo en lo que a besar mujeres respecta.
  • AYUDANTE: El que ayuda al sujeto a conseguir su objetivo. No me pregunten cómo terminé contándole sobre mi fantasía a “G”, quien se entusiasmó con ayudarme a cumplirla, y me hizo gancho con “Robin” para que pudiera llevarla a cabo.
  • OPONENTE: Los obstáculos que detienen al sujeto de cumplir su objetivo. Aquí mis nervios me jugaban en contra. Repito: ningún rollo en hablar del tema, pero siempre me imaginé todo más espontáneo y en un lugar sin tanta gente conocida que pudiera verme (¿o es muy tonto lo que estoy diciendo?). La antesala al beso fue demasiado planeada y me cagaba de miedo ese sentimiento de “oh crap, it’s going to happen!”.

GRFICO~1

En resumidas cuentas, “G” me presentó a “Robin”. La idea era bailar en grupo y que todo se diera “casualmente”. Noté que “G” le susurró algo en el oído a “Robin” mientras bailábamos. En mi imaginación fue algo como “¿Veí a la pendeja que está bailando al lado tuyo? Quiere agarrar contigo, así que dale duro nomás”. Más motivos para ponerme nerviosa.

Eventualmente sentí que “Robin” me tocaba el brazo, y pocos segundos después me agarró y me dio un beso. ¿¿¿¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHH, WHAT THE FUCK !!!??? Los musicales de Disney Channel jamás me prepararon para cómo reaccionar ante mi primer beso gay. Voy a omitir detalles respecto al beso, ya que en medio de mi caos mental, yo misma olvidé muchas cosas (¿Qué canción sonaba? ¿Cuánto duró el beso? ¿Tenía sabor a Becker? ¿Habrá notado que me comí una mentita antes? ¿Me agarró la cara? ¿De qué color eran sus ojos? ¿Quién nos vio?).

Sinceramente, siento que no le gusté a “Robin”. Me rehúso a pensar que agarro mal, así que prefiero pensar que fui demasiado hetero-adorable y que los nervios no me dejaron “darlo todo en la cancha”. Fue un buen beso y ella era muy linda, pero definitivamente quiero repetirlo sin pasarme tanto rollo, para así poder disfrutarlo más (¡por favor mandar curriculum por interno!).

Esto es un llamado a que todas las mujeres liberen a su lesbiana interna… créanme, no se arrepentirán.

Pd, Juan te lo perdiste (lero, lero!)
_______________________________________
[ ROLLO N° 2]: COLLEGE EDITION
Las fotos, en orden de aparición …

1. “¿¡Lo digo o no lo digo!?”. Esta es una foto de cuando el conocido humorista chileno, Yerko Puchento (Daniel Alcaíno), visitó mi facultad para el día de “Humor en Casa Central”, en el contexto de la Semana Novata. Figuraba vestido de terno presidencial y maquillado con lo que parecían kilos y kilos de base o cera color zanahoria. #BoomBoom!

2 y 3: Mis dos amores / “protagos” / guardaespaldas / twerkers profesionales / bufones / besties en la universidad: Cris y Daniel. Esta amistad surgió de la fusión entre dos agrupaciones universitarias muy importantes: Rubix y Comunicazoo. De aquella unión surge lo que hoy en día es Koyaniskatsy, una especie de recreación wachaca de New Girl (sí, yo soy Zooey Deschanel, jiji). Gracias por hacerme reír a carcajadas todos los días, y recordarme que no todos los hombres son imbéciles. 602053_437080216404688_1604679894_n

Aprovecho de hacerle publicidad a mi talentoso amigo, Daniel Ortega Covers, el King of Pop por excelencia de todo Comunicaciones PUC (perdón Topher y Ali Alexander).

 

4. Él es Jesús, o como el Puclítico lo califica: “una leyenda viviente” en la Cato; cursando actualmente, su séptimo año de universidad (carreras paralelas: Letras y Periodismo). Un verdadero Ghandi copuchento, y una de las personas más interesantes que me tocó conocer durante mi primer año en Comunicaciones. Por las casualidades de la vida, dos años antes de entrar a la universidad, yo y 2 amigas más nos topamos con el cumpleaños de Jesús en el Bar La Previa, haciendo que nos auto-denomináramos el “Trío Jesús” de ahí en adelante.

Les dejo su entrevista en el Puclítico: “La muerte de la OI según Jesús” .

5. Andre ‘Kyx’. Una de mis mejores amigas del colegio (integrante del “Trío Jesús”), que se cambió este año de College de Sociales a Comunicaciones. Siempre dispuesta a escuchar TODOS los detalles de mis insignificantes dramas amorosos, y víctima de mi misma patología spanglish. Atrás observamos al Ale en las suyas. Whatever.

6. Frani Fumarola. Admito que partí fumando por el mismo motivo que hiciera que 99% de los pendex púber comenzara el vicio: me sentía chora, sexy y parecía “ocupada” en carretes fomes (sin tener que recurrir a jugar Snake en mi Nokia, o aparentar recibir una llamada). Siguiendo la lógica del Principito de “bebo para olvidar que soy un borracho”, yo “fumo para olvidar que soy una nerd”.

7. Las “Comunicazorras” (y Mati, jajaja). Si bien ya no coincido en casi ningún ramo con la mayoría de las personas que aparecen en esta foto, verlos en el patio siempre va a ser reconfortante, ya que me recuerdan lo increíble que lo paso en mi carrera (y la cueva que tengo de que no sean de Derecho UC… broma, jajaja!).

_____________________________________

¡Muchas, muchas, muchas gracias a todas las personas que leyeron mi primer post y que me dieron tanto feedback positivo durante la semana! El despecho se vuelve dulce como la miel cuando recibes tanta buena onda, y por eso, les debo muchísimo. Ustedes hacen que valga la pena sacrificar mi dignidad, por lo que me preocuparé de seguir haciendo hartas weas para mantenerlos entretenidos. Todo sea por la anécdota.

¡Hasta pronto Franiliebers! 🙂